Módulo 6: Tareas gramaticales: reflexión y prácticas en un enfoque comunicativo experiencial

Como profesores de lengua, muchas veces surge el dilema gramatical. Sabemos que la gramática es un talón de Aquiles para los que estudian español como tercera o cuarta lengua, o bien, para el uso cotidiano, para el trabajo, viajes, o simplemente tiempo libre. Además, ellos no necesitan saber el porqué de las cosas, ni la razón detrás la lógica de un idioma. Simplemente, requieren hablar, leer y a veces, escribir.

Según los expertos del curso de la editorial Edinumen, hay maneras de tratar con este problema de manera eficaz. Para ello, habría que aplicar la metalingüística.

La información explícita y la enseñanza explícita ayudan a los estudiantes mantenerse más atentos en frente de la materia. La pregunta será entonces, cuál es el equilibrio que debemos tener al mantener la clase.

Los expertos reclaman que enseñar aspectos gramaticales ayuda a los estudiantes entender mejor el proceso de aprendizaje. Aunque, un aprendizaje inductivo es cuando los estudiantes deben comprender las reglas por su cuenta.

Ambos aprendizajes, inductivo y deductivo, pueden ayudar, mejor será combinar los dos. Aunque en las dos formas ayuda, en muchos de los casos, provisionar los estudiantes con unas reglas (mejor aún si se los presenta en papel).

Otro tema que requiere equilibrio particular será en el momento de la corrección de errores gramaticales. Se ha comprobado que las correcciones del profesor de idioma ayudan al estudiante pero cuando tratamos este tema tendremos que fijarnos en el equilibrio, el ambiente y la fluidez de la clase y la cantidad tolerable o no de los errores.

Grosso modo, dice Dekeyser, no se aconseja corregir todo el tiempo, por supuesto, sino solo lo que se ha revisado en clase y del mismo nivel estudiado o bien uno debajo.

“En este respecto la relación entre el alumno y el profesor es comparable con la del atleta pro­fesional y su entrenador. Un entrenador nunca se limitaría a explicar que hay que moverse de tal manera, y después de esta otra, desenten­diéndose a partir de ahí. Al contrario, durante la actuación del atleta el entrenador seguirá co­mentando, recordándole al atleta qué principios se aplican a la situación actual y cuáles parece haber olvidado o aplicado de poco acertada.” (Goretti Prieto Botana y Robert DeKeyser, Reflexión y prácticas en un enfoque comunicativo experiencial: la atención a la forma).

Utilizando el metalenguaje al mismo tiempo de corregir no está bien. Pero en vez de esto corregir utilizando un recordatorio, refrescando la memoria al hecho de que ya se había estudiado, funciona mejor.

La enseñanza explícita:

  • Información explícita
  • Práctica
  • Comentario después de la práctica

Suave integración in corrección sistemática de gramática

No hay que tener cuidado en cuanto a comparaciones con la lengua maternal. No sobrecargar la memoria del alumno. Una regla gramatical normalmente viene acompañada con una oración. Utiliza este ejemplo para acercarse al alumno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s