¿Cuántos mems pueden caber en un Siglo de Oro?

Me es grato avisarles de la elaboración de un nuevo libro digital editado por GRISO. Se trata de una obra divulgativa mediante la que se pretende transmitir y difundir ideas que interesen a un público amplio, más allá del especializado; por ello, el libro estará constituido por diferentes mems acompañados de su correspondiente texto explicativo.

Primero, para tener una idea precisa del concepto de la ayuda visual conocida como mem, les invito a consultar mi blog, ya que las cuatro últimas entradas están relacionadas con este tema y les pueden aportar información y servir, asimismo, como ejemplo:

https://grisoscohen.wordpress.com/category/mem-2/

El tema del mem que se proponga ha de estar relacionado con diversos ámbitos del Siglo de Oro: teatro, literatura, sociedad, poder… Los capítulos del libro tratarán las figuras claves de la época (Quevedo, Cervantes, Calderón, Tirso…) y varios temas más generales (teatro, cultura, autoridad y poder).

Al pensar en el estilo de mems que pueden aportar, quisiera pedirles el favor de fijarse más en el tema de su especialidad (que sea Quevedo, Lope, Tirso, Cervantes, etc.) o bien, si tienen ideas u otras preferencia, también las pueden añadir.

Las características y requisitos que ha de presentar en el mem son los siguientes:

  • Es importante ver esta herramienta no en forma de tarea académica sino de herramienta útil de ayuda visual con un aspecto de diversión (tanto para nosotros creándola como para los lectores).
  • Imagen de alta calidad. Por favor, mándenme con la imagen su enlace (para su publicación, debe estar libre de derechos de autor).
  • Una frase original (o sea, no citas, versos, prosa, etc.) que se integra dentro de la imagen.
  • Breve texto (entre 8-30 líneas de Word, en Times New Roman, a tamaño 12). El texto puede abarcar la información siguiente: un trasfondo general, es decir, de quién se trata, cómo se ha conseguido la idea (el porqué de la frase integrada, qué inspiró la frase etc.) y una reflexión sobre ésta, tanto de la frase en sí como en  relación con la imagen. Datos generales sobre la imagen (el pintor (si es una pintura), dónde se ubica, etc.). Lo preferible sería obtener la imagen de Wikipedia (o wikimedia), donde además se encuentra la ficha completa con los datos necesarios.

Este tema no es un emblema o título y por tanto no debe parecer una mera unión de palabras claves con una imagen. Se trata de una frase que ha de llamar a la reflexión de un tema más complejo: es decir, un resumen a través de una frase original con un twist humorístico del concepto.

Me gustaría que el libro saliera lo más pronto posible, a principios  de diciembre; el dinamismo de Internet exige la concisión, brevedad y agilidad. Por ello, quiero darles las gracias por adelantado por enviarme los primeros mems (en principio serían dos o tres) para mitad de octubre, de modo que se puedan distribuir según capítulos.

Por supuesto, no hace falta que integren la frase dentro de la imagen sino simplemente enviarme en un adjunto al correo-e la imagen y un fichero de word con la frase y la glosa. Mi correo electrónico es:

scohen@alumni.unav.es

Por otra parte, después de que el libro salga haremos un concurso por el mejor mem, los datos de los premios se publicarán más adelante.

Por supuesto, para cualquier pregunta e información, no duden en contactarme.

Un saludo muy cordial,

Shai Cohen

ps
Si no me equivoco, es el primer intento de Grisosfera para elaborar un trabajo en colaboración que se difunde en la red. Es el momento de que cada uno piense en qué mundo prefiere vivir: uno de fronteras y trabajo por y para sí mismo, o bien, uno que esté abierto, compartido, aspirando a fomentar la interacción.

Images and mems: considerations in a soci(ologic)al view, Ambrogia Cereda

As soon as I realize that my recent acquaintance, Dr. Ambrogia Cereda, is on the verge of an important research that bridges the study of images with social studies, I implored her for an opinion on my recent mem project. This is what she kindly replied:

Pictures overwhelm our society and the understanding the role of images is an enigma, which has fascinated many classic and contemporary social observers. But: What are images today? What do they derive their strength from?

In his book, The Contemplation of the World (1997), controversial French sociologist Michel Maffesoli reconsiders this issue in the context of our contemporary systems of representation and shows the contribution of images in fostering the typically postmodern process of re-enchantment of the world. In his perspective images operate as living tools, they have the power to relate people to each other and to encompass all of them by means of a sense of sacred. This special quality acknowledged to images is derived by their social role, as still they can offer traditional displays deemed as necessary for the community during late modern rituals and moments of effervescence (i.e. concerts, national and international sport events, or natural catastrophes), along with emotions, sentiments and symbols.

Drawing on the legacy of Durkheim and Moscovici, Maffesoli seems to reaffirm the importance of the idea a society produces of itself: such a symbolic self-portrait constitutes an influential variable of the community way of life. Along with the material artifacts they create, and the material conditions on which they are constituted into a group within a territory, the members of society recognize themselves as such thanks to the aggregating elements of images and rituals. The importance of social representations is not due to their visualizing potential but proceeds mainly from the fact that they have a concrete impact on social life they organize (ordinary and special) time and the way in which people get in touch and communicate about a common fact. The fundamental function of images is that of being relative, so establishing relations between elements, may they be a men and the divine, or an individual to another, or mankind to the environment: “what we would call the iconic function has no validity in itself, but is essentially an evocation, or rather a support for other things: the relation to God, to others, to nature” (Maffesoli, 1997: 72).

The image, the phenomenon, the appearance, all belong to those things that while not having a precise purpose or an “instrumental rationality”, or perhaps because they have neither one nor the other are in a position to express that “hyperrationality, […] and which seems more pertinent for describing the real or the “hyperreal” that agitates social life” (idem).

If images can do even more than merely suggesting attitudes towards reality, and can live a life of their own, it’s because they are the result of a “synthesis sui generis” through which a world between the material and the immaterial dimension is built.

Such an outstanding capability is related to the possibility of exponential reproduction in a way that they can give life to new forms of experience. Images thus create a second or parallel dimension, a “hyperreality”,[1] mainly thanks to the technological contribution of new and traditional media. As a typically late modern phenomenon, the proliferation of images has increasingly shaped individual perceptions and fostered the configuration of the so called “imaginal world”, a reality similar to “a matrix in which all the elements of earthly data interact, resonate in concert or correspond to each other in multiple ways and in constant reversibility” (Maffesoli, 2007: 76).

If on the one hand, images can be seen in Western late modern culture as the representations closest to reality invoking and evoking things for what they are. On the other hand, even if they are not deemed as a cheating produce, they seem to conceal the relevance of reality to our current understanding of our lives. For they participate in an accumulation of symbols and signs by means of which all human experience is reduced to a sort of simplification which is often more similar to a simulation of reality.

In this ambiguity they offer the viewer the opportunity (or the risk) to give an interpretation to what is portrayed. And, moreover, to challenge the meaning of the image by using it in the practice of everyday life. It is only in the use of images indeed that the meaning – so necessary and comfortable for life in the social group – can be progressively transformed and a new system of representations can be built.

"Where the fashion is art", Las Meninas del corte inglés

“Where the fashion is art”, Las Meninas del corte inglés

Considered in this framework, the mems (some examples are available in this blog) can be seen as participating in this social necessity of conveying useful information for social life, useful tools for handling with culture. Moreover, they enter the process of transforming things in their use: images and words are assembled, re-visualized from screen to screen, and reach one mind after the other. Hence, throughout these passages, we only know how the visualization starts but what will happen to these mems is up to you and I.


[1]Cfr. Baudrillard (1994) Simulacra and Simulations, in which the first theorization can be found about the production of a new reality of images. The French theorist portrays it as parallel to the real matter of fact reality, and as even more real than that – hyperreal – because of its complete independence from the latter and continually reproducing itself through the proliferation of other images.

Mem con aspiraciones catalanes

La presión fiscal y los múltiples conflictos entre los soldados y la población civil fueron los principales incentivos para la animadversión entre el Conde Duque y los catalanes. Desde el primer intento de la repartición de los gastos de la corona en el siglo XVI, seguido por la idílica Unión de Armas en 1626, se estableció un desacuerdo entre ambos entes, la Generalitat y la corona castellana. La animosidad sólo aumentó con el paso de los años hasta que al final de la década de los 30 se produjo la sublevación catalana contra la corona.

En esta imagen aparece un enviado catalán hablando probablemente en el nombre de Pau Claris, el presidente de la Generalitat. Claris era la persona que declaró la República Catalana al recibir la bendición y el apoyo tanto político como militar de la Francia de Richelieu. Éste no aparece sorprendido en la imagen ante la petición ya que desde hace años contaba con espías y aliados en Cataluña, quienes mantenían al tanto de la situación. Sea esperando la oportunidad, sea provocándola, Richelieu estaba interesado y preparado para intervenir.

El mem que aparece en la imagen es el catalán dirigiéndose al cardenal, quien le contesta que está dispuesto a ayudar pero no de forma gratuita…

El resultado fue que del dicho al hecho siempre hay un trecho[1]. Posteriormente los campesinos se sublevaron, enfadados por los altos impuestos, durante el Corpus Christi del año 1640[2]. Débiles, entre la multitud extremista y la corona española, los gobernantes catalanes decidieron llevar a cabo su sueño de antaño: una Cataluña libre. Tras pedir ayuda a Francia y firmar el pacto de Ceret, abrieron las puertas de Barcelona al ejército francés y cortaron con el imperio español. Sin embargo, ya en 1641, Cataluña se sometía al gobierno francés. Los siguientes acontecimientos parecen salidos de un cuento moralista: Cataluña se vuelve a ver entre el martillo y el yunque, tanto por los efectos destructivos de la continua guerra como por ser nuevamente ocupada por una corona, esta vez francesa (con su propia agenda política).

El final de este incidente fue la pérdida de interés de los franceses en los catalanes, la derrota del ejército franco-catalán en 1652 y la retirada de los franceses del territorio catalán en la península, apropiándose de territorios catalanes al norte de los pirineos.

7 años más tarde, en 1659, con el Tratado de los Pirineos, se concluyeron 24 años de conflicto franco-español, por lo menos hasta el próximo.


[1] La expresión tomada de Zúñiga, A., el diccionario de dichos de todo tipo, en construcción.

[2] Sería interesante realizar una investigación sobre el tema de Corpus Christi y las sublevaciones del pueblo. Muchas revueltas, sublevaciones, reyertas de todo tipo ocurrieron durante esta festividad.

Mem, difusión digitalizada de un saber divulgativo

En el marco de la difusión de información, de la distribución eficaz e interesante de la materia aprendida y laboriosa investigación, he decidido añadir este nuevo aspecto a mi blog. Se trata de una nueva (y divertida) corriente que relaciona imagen con texto. Ahora bien, cuando digo texto, estoy hablando de un texto breve, a veces simple, otras enigmático, pero siempre con la intención de generar una reflexión.

Se trata de lo que llamamos hoy en día un mem, que además de ser el nombre de la letra מ en hebreo y la pronunciación de ‘mismo’ en francés es también un neologismo conocido y usado (sobre todo en ciertos ámbitos académicos modernos de Ciencias Sociales). Mem es la información cultural rápidamente transmisible de un individuo a otro.

Los mems tienen múltiples facetas y variantes. Lo que voy a imitar es, como ya he mencionado, el mem que intenta enfocar y relacionar la imagen con una frase grabada en ella. Esta forma existe ya desde hace siglos, pero lo distinto es que en aquel entonces no había Facebook y Twitter ni, por supuesto, el blog, herramientas que pueden trasmitir y difundir información a máxima velocidad. Un ejemplo reciente lo encontramos en Danielle Henderson, una estudiante y profesor asistente en la Universidad de Wisconsin en Gender and Women’s Studies. Mediante fotos de un actor famoso y frases de su investigación llegó en breve tiempo a millones de pantallas en el mundo entero[1].

Pues sin más dilación, lo arriba presentado es mi primer mem (que, después de tantas palabras de introducción, tiene el riesgo de perder su intencionalidad y aparecer flojo y sin ningún interés, pero hay que empezar con algo). De todas formas, espero que hable por sí mismo.
Pero si no, la frase (sin el ‘querido Conde Duque’ sin duda) evoca uno de los principios más importantes del libro Razón de estado de Giovanni Botero (publicado en 1589). Una referencia importante para el Conde Duque en su arte de gobernar, aunque la manera en la cual el gran valido lo entendió y aplicó está abierta a interpretaciones.


[1] En su caso, no entro en el contenido, sino que enfatizo la manera elegida de difusión digitalizada.