Breve introducción a la situación económica a principios del siglo XVII

Economía es una parte innegable y esencial de la sociedad, de la comunidad realizando la potencial de la interrelación entre los diversos miembros, fragmentos y segmentos. La economía es igualmente el verdadero espejo del príncipe, del arte de gobernar, ya que durante el buen gobierno, se enflorece y los habitantes prosperan, en cuanto a su contrario, los fondos se agotan, el hambre y la crisis reinan las calles y los campos y surge la tensión, rastreando con ella el crimen y el odio.

 Quentin_Massys_moneylender and wife

En España, a lo largo de la primera mitad del siglo XVII, la situación económica llegó a ser un tema que causó un declive sustancial tanto al nivel nacional como internacional. Se han surgido problemas a partir de una acumulación de acontecimientos de un lado naturales y del otro, en consecuencia de la mala gestión administrativa. La decadencia se generaba mediante consecuencia de varias crisis, individualmente mal gestionadas. Algunos ejemplos son la baja en producción mineral proveniente del Nuevo Mundo y el declive de la industria y el comercio en el lado peninsular.

Otras crisis destacadas: alrededor de 1595-1601 había recesión agraria en varios lugares en el reinado español. Las crisis fueron causadas por el continuo descenso de comercio con América (empeoradas por la derrota de la Armada Invencible de 1588), las oleadas de peste y el cese comercial del eje Medina-Burgos-Países Bajos (esencialmente por la vuelta a las confortaciones bélicas tras el final de la tregua de doce años (1621) y el principio de la Guerra de los treinta años en 1618)[1]. Añadimos a eso los constantes problemas al nivel local entre los nobles gobernantes y el rey. Por ejemplo, el servicio de Millones (creado por Felipe II en 1591) que según reclamaban los nobles no fue sino impedimento a la recuperación y descenso económico. Además de la política de juros del estado.

A continuación, propongo los siguientes puntos para esbozar un panorama sobre la situación política, económica y social durante el siglo XVII. Estos puntos resumen tanto ciertos libros y artículos de investigación[2] como escritos de los arbitristas[3].

*  Fuerte despoblación, uno de los resultados fue tras las expulsiones (los judíos en 1492 y los moriscos en 1609), la incesante negativa inmigración (principalmente a las Indias) y las constantes guerras, todo aquello dejó las tierras desatendidas, comercio estancado y baja de circulación de mano de obra y transacciones.

*  Inversión en juros en vez de invertir en la actividad industrial y comercial, la gente afortunada invertía en el gobierno comprando su deuda. El juro ofreció más alto porcentaje y más ventajas comerciales frente a la actividad mercantil más bien especulativa e insegura (sobre este punto me detendré más en adelante por relevancia al tema de mi investigación).

*  Desproporcionados gastos de guerras, entre tanto para el magnánimo ideal de Olivares de unión general bajo la corona española (Unión de Armas[4]). Esta “política fiscal de guerra”[5] es esencial en las consecuencias destructivas y la incapacidad de recuperación. Es decir, el imperio español, rodeado por fronteras muy extendidas y a menudo ardientes, tuvo que gastar enormes fondos no solamente en la protección de las fronteras sino cada vez de nuevo en aplastar revueltas y rebeldías.

*  Explotación de la economía española por el oficio de asentistas (en particular, los genoveses), quienes tomaron ventajas de las necesidades del imperio por dinero en líquido.

*  La retirada de oro y plata del reino es un ejemplo de dichas ventajas. El oro y la plata eran la riqueza más sólida en la época y guardaron un equilibrio monetario frente a los otros reinos. Además, los necesitaban para mantener un buen nivel comercial ya que tenían que circular los metales dentro del Imperio. Sin embargo, los franceses, holandeses, ingleses y todos los reinos alrededor se apoderaban de dichos metales preciosos en cuando podían.

*  Fuerte inflación debido a la desesperada política monetaria, proviene principalmente de Olivares[6].

*  Escasez de mano de obra, además de la expulsión, entre el sistema de mayorazgo, los eclesiásticos y los hidalgos que el trabajo les parecía un hecho vil y despreciable, solo se quedaban pocos a realmente producir y engendrar economía.

Las bases que se manifestaban mediante los acontecimientos siguen a una mentalidad en aras del cambio que, en parte, fue lo que promulgó el final del sistema feudal tan solo un siglo antes. Este movimiento, hacia la centralización por unión sigue siendo una de las teorías económicas más importantes. Una economía en la que su primer modelo es el mercantilismo, o sea, en el cual las actitudes de las personas ante el hecho económico. En términos más recientes, aunque algo anacrónicos hablando de finales del XVI, principios del XVII, se puede aludir al primer capitalismo[7]. El espíritu en capitalismo es, en parte, la necesidad de instituciones (principalmente el estado), ya que sin instituciones no hay sociedad, no hay un cuerpo orgánico en el cual el movimiento es su primer incentivo. Es decir, los individuos (también agentes o empresarios) responden a un entorno enfrentándose a la sociedad estamental.

mercadoEste sistema en construcción requería un esfuerzo del parte de las instituciones establecidas, ya que se genera la creación del monopolio. O sea, un privilegio dado sea por la institución sea por el mercado (los consumadores). En el caso del Conde Duque, siendo la institución, era una clave de negociación para conseguir apoyo a sus proyectos. Su capacidad de gobernar no le bastaba frente de la visión del dinero que distorsiona la perspectiva de lo importante. El dinero se trasforma en la mejor herramienta para llevar a cabo los ideales.


[1] Puntos mencionados en Etreros, “Bibliiografía de sátiras contra el Conde Duque” en, p.173.

[2] Para un estudio más detallado se puede referirse a: A. Domínguez Ortiz (1984), J. H. Elliott (1991), Hamilton (1949), G. Enciso (1986), Colmeiro (1863), J.Boyajian (1983), G. Guerra (2005), Gutiérrez Nieto (1996).

[3] Martín González de Cellorigo es sin duda la fuente esencial tanto para los investigadores mencionados como para los propios arbitristas.

[4] Aparentemente, como en los casos precedentes, los arbitristas, procuradores y ministros reclamaban un tal proyecto o diferentes medidas con este fin. Elliott da el ejemplo del conde de Salazar (presidente del Consejo de Hacienda) que en el 2 de diciembre de 1618, decía la falta de contribución de los reinos de Aragón, Valencia y Cataluña. También el Consejo de Castilla repetía esta llamada la atención en febrero de 1619. Además, Elliott y de la Peña citan a Pedro Fernández de Navarrete de su Conservación de Monarquías refiriéndose a la importancia de la unidad económica. (Elliott y de la Peña, 1978, Tomo I, p.174).

[5] Gutiérrez Nieto, 1996, p.460

[6] Se puede imaginar el precio de un pan valía un día 90 céntimos y una semana después 9 euros, lo que por supuesto creó una situación precaria.

[7] Puntos destacados del libro de Enciso, 2012.

Olivares vs. Richelieu, lesson in Modesty

In his book, Olivares and Richelieu (Cambridge University Press, 1984), Elliott compares the figures that practically ruled over two of the strongest, most influential empires in the world (at their time), France and Spain. Richelieu as the Cardinal, prime minister to the king Luis XIII and his friend-rival-foe Count-Duke of Olivares, valido of the king of Spain, Phillipe IV[1].

The differences between the two were many and well known yet one that is not that clear is about the way they saw themselves, or in other words, modesty. While Olivares only spoke highly of his precious king, in Richelieu’s words there always seemed to have a double meaning, a non-dit, which made his enemies both fear and despise him. In one occasion in 1628, the Cardinal wrote of himself: “I was zero and I am the same zero [next to the king]”. This phase is a solid example to the differences in character between the two heads of state. The false modesty is recognizable by the use of radical self disdain on the first person in singular. For a person with a law self-esteem will not repeat twice a auto referential pronoun.  And beside, it is very unlikely that one will be in a power position and really think of himself as “zero”. This tactic is merely the recognition of the power hierarchy, nothing more. On the other hand, our good, large boned Count-Duke had never (at least for my knowledge so far) referred to himself in such a way. In different occasion we can read about his complains yet never demonstrating but sincere affection for his king.

Nevertheless, being sure of oneself can bring to greatness in other aspects where social skills are less needed. For example, as the principal minister, both Richelieu as his nemesis, Olivares, were after a better form of education. The two chiefs of state recognized the power of good education together with the right use of tools such as language and eloquence; skills that can fortify the nobility along with the capacity to solve conflicts (other than the battle field that is). Yet while the Count Duke was seeking to bring moral into the young nobles via Catholicism, Richelieu was busy founding the first Académie Française (1635, only to be followed by the Spanish some 78 years later[2]). The French Cardinal was always thought of himself as more capable, maybe because his pride, maybe because his wealth, his political scheming capacity, probably because all of the above.

And yet, when it comes of matters of War, it seems that neither modesty nor sobriety makes any difference. The role that had France in Europe according to Richelieu was perfectly illustrated in Europe, a comedy which the Cardinal himself provided the inspiration and plot. The comedy (which according to Elliott is an excruciatingly bad play) was never showed because of the death or Richelieu (1642). Grosso modo, the message of the comedy is that it is better to perish than to be enslaves and that it is preferable to be driven to war, ‘not by ambition, but by necessity’.

Thus, in order to block the advance of the Spanish forces, the French sent troops to the borders. The good Spaniards, on their side, saw the French troops advancing towards their borders and replied it as a call for war. In this way, as always, it seems that Fear is, and for ever will be the greatest motivation for war.


[1] Another interesting source is the series Vidas Cruzadas (Crossed Lives) made by the Spanish Minister of Cultural; the 12th chapter (out of 13) is dedicated to the rivalry between the two prime ministers (if anybody wishes to see it and is in my proximity, I happen to have it, as well as all the other chapters).

[2] Which on the other hand, is not that much if we take under consideration that the French have their official language since the year 967.