Mem con aspiraciones catalanes

La presión fiscal y los múltiples conflictos entre los soldados y la población civil fueron los principales incentivos para la animadversión entre el Conde Duque y los catalanes. Desde el primer intento de la repartición de los gastos de la corona en el siglo XVI, seguido por la idílica Unión de Armas en 1626, se estableció un desacuerdo entre ambos entes, la Generalitat y la corona castellana. La animosidad sólo aumentó con el paso de los años hasta que al final de la década de los 30 se produjo la sublevación catalana contra la corona.

En esta imagen aparece un enviado catalán hablando probablemente en el nombre de Pau Claris, el presidente de la Generalitat. Claris era la persona que declaró la República Catalana al recibir la bendición y el apoyo tanto político como militar de la Francia de Richelieu. Éste no aparece sorprendido en la imagen ante la petición ya que desde hace años contaba con espías y aliados en Cataluña, quienes mantenían al tanto de la situación. Sea esperando la oportunidad, sea provocándola, Richelieu estaba interesado y preparado para intervenir.

El mem que aparece en la imagen es el catalán dirigiéndose al cardenal, quien le contesta que está dispuesto a ayudar pero no de forma gratuita…

El resultado fue que del dicho al hecho siempre hay un trecho[1]. Posteriormente los campesinos se sublevaron, enfadados por los altos impuestos, durante el Corpus Christi del año 1640[2]. Débiles, entre la multitud extremista y la corona española, los gobernantes catalanes decidieron llevar a cabo su sueño de antaño: una Cataluña libre. Tras pedir ayuda a Francia y firmar el pacto de Ceret, abrieron las puertas de Barcelona al ejército francés y cortaron con el imperio español. Sin embargo, ya en 1641, Cataluña se sometía al gobierno francés. Los siguientes acontecimientos parecen salidos de un cuento moralista: Cataluña se vuelve a ver entre el martillo y el yunque, tanto por los efectos destructivos de la continua guerra como por ser nuevamente ocupada por una corona, esta vez francesa (con su propia agenda política).

El final de este incidente fue la pérdida de interés de los franceses en los catalanes, la derrota del ejército franco-catalán en 1652 y la retirada de los franceses del territorio catalán en la península, apropiándose de territorios catalanes al norte de los pirineos.

7 años más tarde, en 1659, con el Tratado de los Pirineos, se concluyeron 24 años de conflicto franco-español, por lo menos hasta el próximo.


[1] La expresión tomada de Zúñiga, A., el diccionario de dichos de todo tipo, en construcción.

[2] Sería interesante realizar una investigación sobre el tema de Corpus Christi y las sublevaciones del pueblo. Muchas revueltas, sublevaciones, reyertas de todo tipo ocurrieron durante esta festividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s